Proyectos

 

Noticias Destacadas

Voluntarios sin prejuicios
Voluntarios sin prejuicios
Cierre académico de clases de Inglés
Cierre académico de clases de Inglés
Taller de Muñecoterapia: sanando historias
Taller de Muñecoterapia: sanando historias
Actividad Inmobilia: Coach de la calle
Actividad Inmobilia: Coach de la calle
La calle, el abuso y un reggaetón: La realidad de los niños sin techo que escaparon del Sename
La calle, el abuso y un reggaetón: La realidad de los niños sin techo que escaparon del Sename
Nuestra participación en la Feria de Científica del Museo Nacional de Historia Natural
Nuestra participación en la Feria de Científica del Museo Nacional de Historia Natural
Voluntarios sin prejuicios

(en la foto: Renato Ramírez, Josefina Díaz, Paulina Muñoz, Patricio Pardo y Luís Farías)

Con la visión de no intentar cambiar a las personas, sino aceptarlas y apoyarlas Patricio trabaja como profesor de inglés en Abrazarte desde el voluntariado de la empresa Enaex. Te invitamos a conocer su trabajo.

 

Desde abril de este año, un grupo de voluntario de la empresa Enaex trabaja con Abrazarte en el programa de estudios, específicamente en las clases de inglés para que nuestros jóvenes y adolescentes puedan dar exámenes de nivelación de estudios.

 Uno de estos voluntarios es Patricio Andrés Pardo, quien trabaja en Enaex hace 6 años. “Siempre me ha gustado y he estado relacionado con el tema social. Me gusta mucho ayudar dentro de lo que se puede” comenta.

 La experiencia de Patricio haciendo clases ha sido muy buena y ha tenido una recepción muy positiva. “Me ha sorprendido que hay chicos que tienen muchas capacidades y saben bastante de inglés” señala.

 “Cuando Pía, Fundadora de Abrazarte, fue a presentarnos el proyecto de voluntariado me gustó lo que dijo. Nuestra Fundación abraza y ayuda a los jóvenes en situación de calle, sin juzgarlos ni cuestionarlos. Me gustó no cambiar a las personas, sino aceptarlas como son y apoyarlas” agrega.

 

Cierre académico de clases de Inglés
Estamos felices. El viernes 16 de noviembre,  con una ceremonia realizada en la Biblioteca de Santiago, finalizamos las clases de inglés impartidas durante este año por profesores voluntarios de la empresa Enaex.
 
        Este Plan de colaboración nos ayudó con los contenidos que el  Mineduc pide para rendir exámenes de validación de estudios a  los jóvenes de nuestra fundación.
 
          Agradecemos la entrega, compañía y disposición de Josefina, Patricio, Renato, Paulina y Luis para apoyarnos en esta gran tarea. Deseamos seguir contando con su ayuda.

Parte de nuestro trabajo como Fundación es contar con talleres, espacios recreativos y terapéuticos para que todos los jóvenes y adolescentes que pertenecen a Abrazarte desarrollen su mundo interior. Dentro de esta metodología, durante el mes de octubre se realizó un taller de Muñecoterapia.

La idea de este taller era que los chicos construyeran su propio muñeco, siempre apoyados con los beneficios terapéuticos que tiene esta metodología, y así poder contar su realidad a través de ellos dándole un significado al objeto mismo.

 La profesora encargada de este taller, Laura Olazabal, quedó muy feliz con la experiencia. “Me sorprendí con la motivación de los chicos en armar y participar del taller. Fue una experiencia muy entretenida”, comenta.

 

Actividad Inmobilia: Coach de la calle

Como una manera de poder vivir un momento de encuentro entre las personas que nos colaboran y los chicos de Abrazarte, fue que se organizó una actividad maravillosa llamada “Coach de la calle” dirigida por uno de nuestros directores Pablo Anaya para la Empresa Inmobilia.

 Fue una actividad espectacular donde la alta gerencia de Inmobilia pudo compartir con siete chicos que vivieron en situación de calle. Formando tríos, cada grupo contaba una historia y buscaban una cualidad que les gustaría llevar si tuviesen un mundo nuevo que poblar.

 Luego de todas las presentaciones los chicos de abrazarte y los participantes de Inmobilia crearon un mural para exponer sus sueños de este mundo nuevo.

 "Me pareció una actividad estupenda. Los caballeros eran humildes y simpáticos. Me tocó trabajar con el caballero de finanzas y el arquitecto. Hicimos una casa y lo pasamos muy bien" (Jorge Cabreras)

 "Fue excelente. Lo pase súper bien. Fui con mi hija y trabajamos juntas además de con los tíos. Me encontré con compañeros que habíamos vivido en la calle y no veía hace tiempo. Los caballeros de la empresa eran diferentes y muy agradables" (Berni)

 "Hace tiempo que no veía a hartos de los que habíamos vivido en el Mapocho. Lo pasamos súper bien. Conversamos y después tuvimos que hacer un mural. Teníamos que elegir que nos gustaría que hubiera en este mundo nuevo y elegimos valiente. Después debíamos hacer un dibujo y actuar la valentía" (Fernanda)

La calle, el abuso y un reggaetón: La realidad de los niños sin techo que escaparon del Sename

La caleta de Los Héroes es una de las más antiguas de Santiago y está integrada por adolescentes que en su mayoría se fugaron de algún Cread y otros hogares. Estos días deambulan sin lugar fijo con las escasas pertenencias que les quedan, cansados de la persecución de Carabineros. Como ellos, hay niños que duermen cerca de malls, en caletas de otras comunas y sitios eriazos. Estas son las historias de niños en situación de calle, historias de vidas rotas, de niños que no están primeros en la fila.

A la una de la tarde un viernes Gonzalo (23) está apoyado en un bloque de cemento en el bandejón en la salida del metro Los Héroes. Tiene el pelo rojizo, lleva un jockey hacia atrás por donde se asoman sus cejas perfectamente depiladas. Luego se sienta con las piernas cruzadas y a sus pies descansa su quiltro “Rebelde”. Él habla y todos callan. Es el líder del grupo, o más bien, el papá putativo de todos. Mientras desmenuza con cuidado los últimos restos de un truto de pollo, lo rodean María Jesús (16), Ignacio (14), Benjamín de (13) y Michelle (23). Son los únicos que quedan de la histórica caleta Los Héroes, un grupo que hasta hace un tiempo vivía en la esquina de la Alameda con Manuel Rodríguez donde hoy se está construyendo un gimnasio. Han sido una decena y hasta quince, una familia que crece, se fragmenta o disminuye, dependiendo de los niños que van llegando después de la fuga desde algún centro del Servicio Nacional de Menores (Sename) y los que emigran después de una pelea.

 
Nuestra participación en la Feria de Científica del Museo Nacional de Historia Natural

Les presentamos nuestro proyecto "Ciencia para la Supervivencia" que mostramos en la Feria Científica del Museo Nacional de Historia Natural como Fundación invitada. Este proyecto surgió de la experiencia que observamos en terreno, conociendo las formas en que los chicos utilizan diferentes habilidades científicas para sobrevivir en su entorno bajo el puente del Río Mapocho.

Si bien, como grupo invitado, el trabajo presentado no revistió una gran investigación experimental científica, poder ser incluidos en una feria dedicada a la ciencia, nos ayudó a que estos adolescentes y jóvenes se sintieran integrados a la sociedad, al sistema escolar del cual han desertado y dejen de ser invisibles, motivándose a aprender más y desarrollar sus habilidades.

 

 

 

Nos Abrazan